Friday, December 23, 2005

El Pesebre vivo

Había una vez un matrimonio de Barcelona, el se llamaba Sergio y ella Sara. Tenían dos hijos el grande de diez años se llamaba Luís y la pequeña de cuatro años Marta. Casi era navidad, así que Luís y Marta ya tenían vacaciones. Un día por la noche, que estaban los cuatro en casa, sacaron los adornos de navidad y comenzaron a adornar la casa. Pusieron el árbol con bolas azules y luces blancas, las luces del balcón en forma de estrella, y por ultimo el pesebre. Al día siguiente, cuando se levantaron, estaba todo normal menos una cosa, el pesebre. Estaba todo diferente de cómo lo habían puesto: los pastores estaban en otro sitio, los reyes se habían bajado de sus camellos,…etc. Ellos no sabían que había pasado, se miraron los unos a los otros sorprendidos, lo pusieron todo bien, y se sentaron en el sofá para hablarlo y ver si salía el culpable, pero como no salió, esa noche lo pasaron por alto, por que se pensaban que había sido una broma de los niños. Pero al día siguiente paso lo mismo. Volvieron a poner bien todo y ha hablarlo, pero tampoco salio el culpable. Entonces decidieron que esa noche harían guardia. Esa noche le toco a Sergio, pero se durmió, y paso lo mismo. A la siguiente le toco a Luís, y se le ocurrió una idea, fingiría estar dormido para que saliera el culpable, y así lo hizo. Dejó los ojos medio abiertos, lo justo para ver, y se dio cuenta de que el culpable no era nadie, que eran las figuras del pesebre que se movían solas. Al ver eso fue a decírselo a los demás, pero cuando bajaron, las figuras estaban en otro sitio y quietas. Ellos se pensaban que había sido Luís, pero el les demostró que no, les dijo que se hicieran los dormidos, pero que dejaran los ojos un poco abiertos para verlo. Cuando lo hicieron se quedaron de piedra, y no sabían que habían de hacer con ellas, si quedárselas o dejarlas en la calle. Luís se acerco al pesebre y las figuras se pararon de inmediato, y el les dijo que ya sabían que se movían y que querían hablar con ellas. Las figuras se movieron de nuevo, pero esta vez sin necesidad de fingir. Al ver eso, Luís les dijo a las figuras de nuevo que quería hablar con ellas y que si querían quedarse en casa. Las figuras hablaron entre ellas y contestaron que si, que se querían quedar. Entonces Sergio y Sara dijeron que estaban de acuerdo de que se quedaran, pero que cuando hubiera visitas que no se movieran, y las figuras contestaron que estaban de acuerdo. Y pasaron las mejores navidades de su vida.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home